Síguenos:        

 

La página más negra de la agresiva historia laboral de WiZink

10 de diciembre de 2018
CGT - Grupo WiZink

Con nocturnidad (cuando duermen los inocentes) y alevosía (de la forma más dañina), WiZink, CCOO, UGT y CSIF, que se han hartado de manifestar lo mucho que quieren y les preocupan los trabajadores, han acabado firmando sendos Despidos Colectivos (ERE’s) salvajes en WiZinkBank y WiZinkGestión, que van suponer 90 extinciones de contratos en el banco, y 78 extinciones en esa filial.

Así, después de muchas horas de reunión, con numerosas ofertas y contraofertas que se han cruzado entre ellos, y larguísimos recesos que han utilizado para agotar el tiempo de negociación, finalmente han suscrito estos Acuerdos en el límite de plazo, y “casualmente” han acabado siendo casi idénticos en ambas entidades.
En ellos hacen constar que se han firmado por mayoría sindical, cuando lo habitual en este tipo de acuerdos es especificar el porcentaje. La razón por la que no lo hacen es que en el banco es un 69,2%, y en la filial tan sólo el 50,6%, muy poco cualificado para obligar a toda su plantilla. Una vez firmados estos acuerdos, desde CGT consideramos que estos sindicatos “negociantes” se han reído de los trabajadores desde un inicio.

Ante todo, y lo más importante, estos sindicatos han venido asegurando a la plantilla que no firmarían ningún acuerdo si no había voluntariedad. Basta leer cualquiera de los numerosos comunicados que han emitido, o sus manifestaciones que constan en las actas de las reuniones (que ponemos a disposición de cualquiera que se crea perjudicado), para constatarlo. Sin embargo esto es lo que han acabado firmando (párrafos literales del Acuerdo):

Más claro no se puede reflejar: si no hay voluntarios suficientes (que pueden ser vetados), la empresa aplicará sus criterios hasta alcanzar POR LA FUERZA su objetivo de bajas (90 y 78).

Hasta las prejubilaciones son obligatorias si la empresa así lo quiere. Prejubilaciones que resultan perjudiciales para el trabajador en muchos casos (al excluir los complementos de carácter personal), sobre todo en WiZinkGestión donde gran parte de la retribución salarial es por productividad, la cual no está incluida o compensada.

Como puede apreciarse, en estos ERE’s la única voluntariedad que se establece es para la empresa, y de no coincidir con ella, para el trabajador todo se vuelve forzoso.

Entonces, estos sindicatos...
¿Cómo han firmado estos ERE’s si no tienen la voluntariedad que decían para el trabajador? ¿No era una línea roja para ellos, el tema de la voluntariedad?
Sólo se nos ocurre una respuesta: son daltónicos/embusteros.

Igualmente pretenden confundir con lo que establecen en la Cláusula 6.1, que llaman “Estabilidad en el empleo”. En este apartado la empresa se compromete durante el año siguiente a no acometer nuevos despidos colectivos por las causas anteriormente citadas, y que de darse despidos improcedentes, pagará las mismas condiciones que en estos ERE’s de ahora.
Lo que constituye un verdadero engaño. Por una parte, excluyen de forma explícita las causas económicas, que suelen ser las más habituales en los ERE’s.
Pero sobre todo, ese compromiso no garantiza que no haya nuevos despidos masivos, pues la empresa puede seguir despidiendo individualmente hasta 30 trabajadores cada 90 días (Art. 51 E.T.).
Por tanto, lo que en realidad han hecho estos sindicatos es permitirle a la empresa que extienda estos Despidos Colectivos durante un año más, pagando lo mismo que ahora.

Por otra parte, también decían que no reconocían las causas que invocaba la empresa, y han acabado aceptándolas (Cláusula 1) sin ser necesario.
Ahora, de esta forma, la empresa va a poder hacer valer ese reconocimiento ante las posibles reclamaciones judiciales que presenten los trabajadores que se vean perjudicados.

A este respecto insistimos en que las verdaderas causas de estos ERE’s son económicas, pues el principal objetivo que buscan con estos despidos colectivos es conseguir una muy importante reducción de costes laborales, que posibilite:

  1. Una mayor rentabilidad de la entidad, que atraiga la llegada de inversores en la salida a Bolsa de WiZink en 2019 (venta de la empresa).

  2. Un incremento de valor de la entidad, que acerque a determinado “personal clave” del banco a conseguir una recompensa de 10.000.000,-€uros que tienen acordada, tal y como se refleja en el apartado 29.2 (Restantes provisiones) de las Cuentas Anuales de WiZink de 2017.

En cuanto a la forma en que se han negociado estos acuerdos, no puede resultar más deplorable. La empresa ha utilizado las desafectaciones de empleados incluidos en estos ERE’s, como rehenes laborales, y las prejubilaciones, como chantaje, ambas como contrapartida a que se le permita el resto de despidos que pretende. Esta forma de negociar resulta inmoral y repugnante, pues enfrenta entre sí a los trabajadores de la plantilla (desafectaciones y prejubilaciones a cambio de despidos).

En definitiva, estos ERE’s no benefician a buen número de trabajadores que pretenden prejubilar, y resultan muy perjudiciales para más de un centenar de empleados de ambas entidades que van a ser despedidos de forma muy agresiva.
Buena prueba de lo dañino que resultan estos acuerdos es que no son voluntarios. Si fueran buenos acuerdos no sería necesario obligar a los trabajadores para que se acojan a ellos. Es más, si son tan buenos, los firmantes han de ser los primeros en apuntarse a estos despidos.

Pero por si fuera poco, estos Acuerdos también resultan antisociales, con grave perjuicio a la Hacienda Pública. La empresa y estos sindicatos han acordado instrumentar las prejubilaciones como despidos (cuando no los son). De esta forma, WiZink, una entidad financiera con elevados beneficios, va a ahorrarse una elevada suma de dinero al no tener que satisfacer cotizaciones sociales por estos prejubilados durante los dos primeros años, y además fuerza a éstos a percibir la prestación por desempleo (paro) que luego les descuenta de la indemnización.
Comportamiento de WiZink, que consideramos miserable, y que no vamos a consentir.

Los empleados que vayan a quedar no lo van a tener mejor. Como hemos dicho anteriormente, los despidos colectivos que ahora nos han firmado van a favorecer la venta de WiZink Bank, con el consiguiente riesgo para el empleo que conlleva este tipo de operación mercantil, y la inviabilidad de WiZink Gestión, donde van a seguir externalizando el poco trabajo que queda, condenándola a su extinción.

CCOO, UGT y CSIF, que han suscrito estos acuerdos intentan justificar su ruin comportamiento con los mismos tópicos de siempre, que utilizan tras cada ERE que firman en el sector financiero, y que han supuesto muchas decenas de miles de despidos. Despidos y más despidos. Según dicen en sus comunicados, la legislación laboral actual no es muy favorable para el trabajador, y por tanto es preferible, como mal menor, negociar con la empresa para reducir el número de despidos (que la empresa ha inflado previamente para tener margen de maniobra) y conseguir mayores indemnizaciones (que por su cuantía casi nunca compensan al trabajador la pérdida de su puesto de trabajo). Y se prestan a escenificar una pantomima de negociación. A quienes no hacemos como ellos, nos califican de temerarios, irresponsables e inmovilistas.

Pero lo verdaderamente cierto es que el empleo y los derechos con los que ellos ahora mercadean nunca han sido un regalo del legislador de turno, sino que se han conseguido con luchas obreras y mucho, muchísimo sacrificio. Como hicieron las generaciones que nos precedieron, que lograron consolidar unos derechos laborales que ellos ahora dilapidan día a día. Si estas generaciones levantaran la cabeza sentirían vergüenza ajena por estos sindicatos.
Lo que no nos debe extrañar. Basta observar la prensa con regularidad para ver que, con total seguridad, estos sindicatos son de lo más sumiso y menos combativos de la Europa Occidental.

Parecen olvidar además, que negociar no implica no luchar. Durante estos ERE’s no se han movilizado lo más mínimo, de hecho, en las pocas protestas que han convocado su presencia no ha llegado a ser ni testimonial. Han pasado más tiempo con la empresa que con los trabajadores.

Entonces …. ¿Qué ganan ellos firmando estos Acuerdos?
Eso, y de la aplicación que va a hacer la empresa de estos acuerdos, hablaremos muy pronto.

Quedamos a disposición de cualquier trabajador que se crea perjudicado por estos ERE’s. Su problema, lo hacemos nuestro.

Finalizamos repitiendo nuestro lema habitual, hoy más oportuno y acertado que nunca, del cual nos sentimos muy orgullosos

CGT, el sindicato diferente que lucha y no trafica con el empleo


 

 
 

Archivo de comunicaciones
© Copyright CGT